Cuando hiela… ¡en pleno verano!

por | 02/07/2017

Debido a que hoy hemos tenido una temperatura mínima, en la zona de la estación, de solo +1,7 ºC en pleno julio, os vengo a hablar de un hecho muy conocido por todos los que habitamos en zonas de la vertiente Sur del Ibérico Norte, la posibilidad de que haya días puntuales en los que hiela débilmente en pleno verano.

Antes os pongo un resumen con algunas temperaturas mínimas de hoy, 2 de julio de 2017.

Duruelo de la Sierra (Meteoclimatic): 0,4 ºC
Palacios de la Sierra (Aemet): 0,7 ºC
Hacinas: 1,7 ºC
Riocavado de la Sierra (Meteoclimatic): 1,8 ºC
Ucero (Aemet): 2,3 ºC
Cidones (Meteoclimatic): 3,1 ºC

Si hay quienes saben muy bien de esto, y lo experimentan en carne propia, son quienes tienen sus huertas y cultivos propios, y ven echar a perder el trabajo de meses. Saben muy bien que incluso en julio y en agosto tienen que estar pendientes algunos días puntuales de proteger sus cultivos.

Por suerte, es un fenómeno muy previsible con algunos pocos conocimientos sobre la materia. Vamos a desgranar un poco los principales ingredientes que suelen coincidir, así como las características de nuestra comarca, para que el pequeño agricultor pueda tomar las medidas con antelación:

  • Los días previos suele darse una bajada de temperaturas debido a una entrada de aire de NW y N, que hace que las temperaturas máximas se queden en menos de 20 ºC, algo imprescindible  para que por la noche la temperatura pueda bajar hasta los 0ºC.
    • (La vertiente sur del Ibérico Norte, que por el día recoge algo peor el frío del Norte que en la vertiente Norte, teniendo temperaturas máximas más altas, por la noche este frío llega sin problemas, propiciando unas amplitudes térmicas día/noche elevadas. Nuestra zona es de las primeras en recibir el frío en verano, solo por detrás de otras zonas de la Coordillera Cantábrica.)
  • El viento del N-NW que por el día ha soplado moderadamente y ha acrecentado la sensación de frío, disminuye o incluso se calma de madrugada, habiendo a veces brisa del SE débil. Que calme el viento por la noche es indispensable para favorecer la aparición de la inversión térmica con acumulación del aire frío en el valle. Esto provoca que la diferencia de temperatura entre una zona de valle y una zona en un alto pueda ser de más de 5 ºC, pudiendo haber, al amanecer, +5ºC en el alto de San Cibrián, y a la vez -1ºC en la Ermita de Santa Lucía. Pero también puede haber diferencias de temperatura en un mismo lugar, habiendo más de 5ºC de diferencia si medimos la temperatura a 10 cm del suelo, o a 1,5 m del suelo que es donde se mide de manera estandarizada; esto provoca que las plantas a ras de suelo puedan haber sufrido una helada, cuando el sensor de temperatura ubicado a 1,5 m del suelo no ha registrado helada. Si aparece el viento, se vuelven a mezclar las capas de aire, rompiendo la inversión térmica en superficie.
    • (Los valles de la vertiente sur del Ibérico Norte suelen ser propicios a calmar el viento por la noche, sobre todo en verano, donde no suelen abundar las brisas.)
  • Cielo despejado que favorece la pérdida de calor nocturno por irradiación. Con cielo cubierto es imposible una helada en verano.
    • (La vertiente sur del Ibérico Norte suele tener el cielo despejado en verano, ya que está aislado de las nieblas cantábricas veraniegas.)
  • Aire lo más seco posible, para amortiguar lo mínimo posible la caída térmica nocturna. El aire húmedo suele actuar de amortiguador térmico. Esto lo vemos claro en invierno, cuando tras días o meses sin apenas llover, las heladas son mucho más severas que si hubiera llovido días atrás y el suelo y el aire están húmedos. En verano la sequedad del ambiente es un ingrediente casi siempre presente.
    • (La vertiente sur del Ibérico Norte suele ser seca en verano, gracias  a su elevada continentalidad. La Sierra de la Demanda aumenta la continentalidad de la vertiente Sur, al separarlo físicamente del mar Cantábrico, fuente de humedad. El aire frío y húmedo que entra por el Cantábrico en verano llega frío y seco a nuestra comarca; la Sierra de la Demanda se encarga de secarlo.)

Paciencia, agricultor; cuando en verano no se llegue a 20 ºC a mediodía, tome precauciones para sus cultivos, no sea que por la noche calme el viento y se baje en los valles de los 0ºC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *